19.4.08

Gogol Bordello - Brixton Carling Academy 02/04/08

El viaje hasta Brixton fue divertido, una tiene como una emoción cuando pisa por primera vez ese barrio que tantas veces escucho en las amadas canciones de The Clash y otros tantos. Todo inglés careta te va a decir que es peligroso, pero como buena argentina yo sabía que nada iba a ser más peligroso que once a las 4 am. Llegamos a las 18:30 y era un placer, nada diferente a cualquier otro barrio en las afueras de Londres.
La Brixton Academy es imponente, no solo por su grandiosidad, sino también por lo que representa para cualquier persona que ama la música. La cola ya daba vuelta la esquina cuando llegamos. En ese trayecto de espera a que abran las ventanillas para retirar las entradas, me puse a pensar que es lo que me había llevado a pagar 18 libras para ver a Gogol Bordello.
La verdad era simple, sabia de sus raíces balcánicas, sabia de su mezcla de estilos musicales, pero no era fan, ni mucho menos. Había visto, como mucho, 5 videos en youtube y me habían gustado, pero no mucho más que eso. Pero bueno, estaba en Londres, lo único que quería era saciar mi sed de bandas que nunca iran a la Argentina.
Las puertas abrieron a las 19:45, pero terminamos entrando 20:30 despues de unas cervezas y justo a tiempo de ver a la banda soporte. Al entrar nos asombramos por la pinta del interior de la Brixton Academy (el Carling es por una cerveza que seguramente pone alguna cantidad de dinero). El lugar es un patio art decó, con un escenario enorme y a los costados columnas, arboles, estatuas, enredaderas y arcos, que te hacen sentir en un jardín romano, pero en el medio, hay mosh, por mas que los carteles digan que esta prohibido.
Skindread fueron los que abrieron el show. Un cantante con rastas y su banda tipo de guitarrista bajista y baterista. Era divertido, era como un “Rage Against The Machine” rastafari. Mucha potencia y el cantante le ponía onda. Lo bueno era que ya la gente empezaba a saltar sin saber lo que iba a venir después, o si. Al parecer no es la primera vez que son teloneros de Gogol, y a decir verdad se lo merecen, ya que la energía era contagiosa y te incitaban a bailar con una especie de fusión entre reggae y metal. La banda tenía fans y uno como que movía el piecito y deseaba tener unos años menos y haber conseguido una entrada de campo para poder ir a satisfascer las ansias adolescentes de pogo descontrolado con rastas que te pegan en la cara (me acabo de acordar de Deftones por el año 2000).
El recital termina y ahora supuestamente viene lo mejor, mientras arman los equipos de Gogol, ponen una cumbia, y casi que me siento como en casa.
A las 21:10 con exactitud el escenario se oscureció, un hombre con micrófono, arengador y gritón, sale a presentar: “and now…the fabolous…Gogol…Bordello…!!!!”. Alaridos.
El escenario se llena de personajes más que extraños: un cantante sicótico, un viejo gitano que toca el violín, un acordeonista con dedos mas que veloces, dos bailarinas orientales que parecen salidas de Kill Bill, un bajista con perfil bajo, un guitarrista correcto y un baterista excelente que parece un adolescente mas.
Al parecer el tema se llama “Ultimate” y es del ultimo album: “Super Taranta”. Dios, no me lo esperaba. Eugene Hutz, cantante, actor y modelo de Gucci, es un joven multifacético y desquiciado que actúa como niño pero tiene la voz de un hombre de 50 años que ya no puede tomar más alcohol.
Iban pasando las canciones y automáticamente entendí el concepto de gipsy punk.. En la cuarta o quinta canción, las jóvenes coristas orientales aparecieron con bombos y platillos, haciendo bailes sincronizados y la gente estallo. Vestidas con calzas rojas y rodilleras, lentejuelas y monedas, son gitanas de Tailandia que tiran patadas al aire. No veía tanta energía en un escenario desde…Ok, quizás no tenga con quien comparar. Saltos, bailes, el violinista gira en su eje mientras Eugene salta por el escenario tocando y cantando con todos los integrantes de la banda. Esto es muy divertido.
Donde estoy yo, sentada, se ve muy bien pero la gente de seguridad no deja que te pares. Obviamente la mayoría del público es de lugares lejanos y coloridos, son pocos los ingleses sentados al lado mió. Pero unos ucranianos y unos españoles no se resignan a sentarse y es así, como todos nos paramos para danzar, porque no se puede observar tal show sin querer ser uno más de ellos.
Hutz esta fuera de si, se pone una peluca rubia y tacos altos, y la verdad es que luce bien. Así y todo no deja de saltar y le pega al acomodador del micrófono. Lo único que hace es tirarlo y no le importa. Toma vino y no le importa. Baja hacia al publico y nada le importa. Ya estamos a la mitad del recital y todavía no entiendo de donde saca esos movimientos frenéticos.
En un reggae psicodélico el cantante de Skindread se une al show. Les tengo envidia a los de abajo que no paran de bailar. Todos juntos con bombos y platillos, Eugene golpea la batería insistentemente con un balde rojo y tira todo. Escupe dentro del balde, arenga al público y se va. Son más de las 10, pero supongo que volverán.
Cuando sale de nuevo, vino en mano, agarra la guitarra y toca “Alcohol” Tema al que luego se le van a unir los demás integrantes de la banda, empezando por el violinista revolucionario, viejo y canoso, que es, con Hutz, uno de los pilares de la banda sin duda. Nunca pensé que iban a tocar una hora más. Después de 8 temas que mutaron entre reggae, punk, y flamenco yo todavía no entendía como todos parecían gimnastas rusos sobre el escenario. Bueno, esta bien, algunos son rusos, otros ucranianos, y si, ahora entiendo todo. Son gitanos, son punks, su música nació en las mesas repletas de comida, en las danzas alrededor de fogones, nació, evoluciono y se termino de formar en Nueva York. Pero las raíces son las raíces y eso se siente.
Con el último sonido Eugene lanza el balde con el vino adentro por el aire y así da por finalizado el show. Como un gran cabaret, se despiden del publico, el cual excitado no para de gritar. Ya a esa altura yo ya estoy tan transpirada como el de bailar y los de seguridad se cansaron de decirle a la gente que se siente.
Espectacular. Y creo que cualquiera podría opinar lo mismo.
A la salida nos encontramos con dos argentinos, así es la vida siempre estamos en todas partes. Obviamente les gusto y opinaban que deberían venir acá…”porque en Argentina a la gente le gusta Kusturica y bla bla…”. Los despedimos no sin antes pasarnos los teléfonos para salir un día, y nos fuimos a comprar una cerveza a 1 pound.
La verdad es que necesitaba descansar y absorber y sonreír y agradecer, por haber visto una banda sin precedentes, como Gogol Bordello y por estar en Brixton y que no haya guns.

Lista de temas: Ultimate / Not A Crime / I Would Never Wanna Be Young Again / Supertheory of Supereverything / Wonderlust King / Zina Marina / Mishto / Tribal Connection / 60 Revolutions / Forces of Victory / Dub the Frequencies of Love / American Wedding / Start Wearing Purple / Think Locally, Fuck Globally / Alcohol / Romania / Harem in Tuscany / Baro Faro.

Fotos: Aca

[Pagina oficial // My space // Super Taranta! en Stay Free]

Cronista: Romina Fernández [flick // last.fm]

___

Romina es una amiga de la casa que estuvo los últimos meses viviendo en Londres y yendo a un concierto tras otro. En su último mes de estadia por europa con toda nuestra envidia a cuestas, la obligamos a que cubra para Stay Free algunas de esas bandas que muchos queremos ver por estos lados y no podemos. Esta es la primera parte de unas cuantas reseñas más que vendran en un futuro.

8 comentarios:

AL FIN MI PERRO CAZO UNA MOSCA dijo...

el informe estuvo buenisimo , realmente me hizo sentir ahi
...y me dio ganas de escuchar a este señor bordello...hay algo por ahi ???

stay free dijo...

Fijate casi al final del post q dice:
[Pagina oficial // My space // Super Taranta! en Stay Free]

Ahi tenes el link al ultimo cd q subimos.

Tincho dijo...

Impecable la crónica del recital, muy buenas las fotos en Flickr, y el cd ya lo tengo... todo eso hizo que sienta algo de lo que se vivió en Brixton, asi q gracias por contarnos esto.
Ojalá algún día lo podamos ver a Gogol por estos lares, q bueno estaría.

Baterflai dijo...

Qué ídola.
Así da gusto leer crónicas.

Pau dijo...

loco yo tambien estaba...

salvaguardate dijo...

nicedream cronista sospechosa

emi dijo...

grosa la review de romi naisdrim!
la verdad dan ganas de vivir eso!!!

juan dijo...

lo de esta nami es buenisimo... estoy seguro que me hubiese encantado estar ahi...
la verdad romina que luego de leer tu cronica y despues ir a flickr y ver tus fotos podria llegar a entenderte... ambas cosas de las que haces estan muy buenas... quiero mas cronicas... tambien fotos... suerte bordelleana!!!