31.5.08

Brindo una vez más por mis amigos..

No se bien porque aquella noche yo estaba escuchando la radio. Los rumores que iban y venían, aguardando confirmación, decían que Ricky Espinosa se habia suicidado. Recuerdo haberme quedado en blanco sin poder creerlo mientras mil anécdotas me pasaban por la cabeza. Un par de horas despues Fernando Rossi, hasta ese momento bajista de flema, salía al aire contando lo sucedido. Me sentí como si un tren me pasara por arriba. En aquel momento yo tenía 22 años, pero Flema era de las únicas bandas que seguia yendo a ver de la época en que me enamore del punk rock a mis lejanos 13 años.

Creo que la primera vez que los vi en vivo fue en d´mystic, lugar que quedaba en devoto y era un antro rockero donde iban a parar todas las bandas punks de aquel tiempo. El escenario era muy bajito, no habian vallas y eso permitía que la gente se subiera y agarrara el micrófono para cantar como si nada. Lo primero que me llamó la atención fue la presencia del enano que estaba al frente de la banda. Tenia la cara pintada de blanco, una remera rotosa y ni se inmutaba por la lluvia de escupitajos que le llovían, todo lo contrario, hasta los devolvia.
Ese fue el comienzo de un romance que me llevo a muchos lados pero sobre todo a Cemento en jornadas maratónicas que terminaban a las 7 de la mañaña cuando afuera ya era de día y el resto del mundo se levantaba para ir a trabajar.
Ricky no estaba loco, o tal vez solo un poco, pero de esas personas queribles con la que nunca podias enojarte del todo. Por ejemplo si no tenias plata para ir a verlos, no hacia falta más que llamarlo por telefono y decirle que te ponga en la lista. Asi es como despues llegabas a la puerta, dabas tu nombre y el pobre pibe que vendía la entrada tardaba 15 minutos en encontrar tu nombre escrito con lapiz en una de las 3 o 4 hojas de cuaderno gloria que hacia de lista de invitados de la banda.
El punk en aquella época solía ser muy cerrado y los stones eran el enemigo número uno. Más allá de que la banda de Jagger & Richards habia influenciado a los mismísimos ramones la "patria stone" con sus flequillos y jardineros irritaban a los punks argentos. Ricky siempre hablo abiertamente de la admiración que tenia por ellos y cada tanto le pintaba tocar sus temas en algún recital, ganandose así una lluvia de objetos contundentes sobre su cabeza. ¿Qué es mas punk que eso?.
Son famosas las historias de Ricky haciendo bardo por gerli. Cientos de veces después de alguna fecha grande en que se quedaban con algo de guita, se compraba una piedrota de marihuana y salia a compartirla por el barrio con quien gustara. Eso es lo que yo llamo solidaridad espinosa (?).
Ricky fue el único tipo que vi sobre un escenario que puteaba a la gente que lo victoriaba gritando su nombre como si fuera una estrella. El no quería estar más arriba que nadie. Como no les sacaba el micrófono a los pibes que se subian a cantar ("yo quien soy para decirles que tienen que hacer?") tampoco le gustaba que lo idolatren.
Tuve pocas sensaciones tan fuertes como aquel bajo de "más feliz que la mierda" que servía de apertura a los shows de flema y daba comienzo a uno de los pogos más salvajes en los que participe en mi vida. No sabes la verdadera dimension de lo que es hacer pogo en un recital, sino conociste el mosh que se armaba en aquellas noches calurosas en el local de la calle estados unidos en que Espinosa y su crew estaban sobre el escenario.
Así con muchas historias por minuto fueron mis 9 años yendo a ver a la banda que peor sonaba de la galaxia, pero una de las pocas que siempre me sacaba una sonrisa.
Un mes antes de que Ricardo salte por la ventana pasado de alcohol y haciendo un chiste que le salío mal yo me lo habia cruzado en un festipunk en el local de Chaban.
Estaba muy borracho, pero feliz de la vida y nos pusimos a charlar. Cuando una de las bandas participantes comenzo a tocar un tema de ramones me dejó de hablar y procedio a abrazarme y cantar conmigo aquel himno punk. Al terminar la cancion me dio otro abrazo sentido y se fue a seguir haciendo quilombo por otro sector. Yo no sabia que esa iba a ser la última vez que lo iba a ver vivo. Pero lo fue.

Despues de la confirmación me acuerdo muy bien que llame a Juan, un compañero de laburo y amigo con el cual ibamos siempre a ver a flema en aquellos años y le conte la noticia. El no se sorprendió tanto y dijo que Ricky no podia morir de otra forma. Tenia razon, Ricky murió a lo Ricky, haciendo lo que se le canto el culo.
Ya pasaron 6 años y todavia no apareció nadie como él, ni aparecerá.
Manuel Ricardo Espinosa era único e inimitable, como pocos, como los grandes.




Por tercer año consecutivo vuelvo a poner online aquel compilado que arme con los temas que más definieron a mi modo de ver lo que fue Ricky Espinosa. El disco lo bautice "el pibe de gerli" y extrañamente se difundio tanto que hasta lo he visto mencionado en listados con la discografía de la banda. Un gusto, que lo disfruten. Aca lo tienen.

---
nota: la imagen que ilustra este post la habia hecho para un viejo blog que tenia, asi que credito a mi mismo.

18 comentarios:

paulo dijo...

che no hay palabras... solo que tu homenaje es muy bueno

anestesia dijo...

La verdad que nunca fui muy fan de Flema, pero las crónicas que hacés para esta fecha siempre están zarpadas. Son muy viscerales.

Saludos!

FUGAZI dijo...

Te agradezco eternamente por este compilado. Nunca me compré nada de Flema ni fui a sus recitales, aunque a Ricky me lo crucé en más de una oportunidad. Yo no se si toda la obra de Espinosa será parecida, pero de los temas que elegiste para la compilación no encontré NI UNO MALO. Puse el disco para "picarlo" y lo dejé enterito. Aparte toda la crónica es muy zarpada en serio. Saludos y gracias otra vez.

PiNi dijo...

Tengo 28 años..y escucho Flema..desde que salio... Si el placer es un pecado... bienvenidos al infierno!!!, segui muchas bandas PuNk..pero No hay NADA como Flema..en mingun estilo musical. Tu cronica es muy parecida a la de cualquier Fanatico de Flema..por que creo que toda esa gente de esos interminables FestiPunks en Cemento, cuando tocaba Flema nos UNIA como una gran familia y sacaba nuestra mayor FELICIDAD!!!
Me pusiste la piel de GALLINA, Saludos!!!
pd: GRACIAS, Manuel Ricardo Espinosa..por TANTO!!!

k r i s t i a n dijo...

me acorde de un par de cosas q no puse en el post.

Hubo una epoca tipo año 2000 q ningun lugar de capital queria que flema tocara en su local por el "bardo" q era el publico. Esto paso despues de un festipunk de los interminables en cemento en que aparecieron los fachos y se re cagaron a piñas con los punks. Recuerdon un amigo de la epoca que estuvo en el lugar relatandome como los punks arrancaban las vallas de cemento para partiselas en la cabeza a los pelados.
Despues de tremendo quilombo cada vez q chaban los metia a tocar en cemento, los ponia de soporte y en el aviso del si decia "banda sorpresA" con la A de flema, ese era el codigo de q tocaban ellos.

Tambien para esa epoca, otro amigo los fue a ver a gesell, a la reina o un lugar asi y los patovas eran muy estrictos con la gente a la entrada, te revisaban hasta la entrepierna y ricky cansado de esto se paro en la puerta gran parte de la noche y les prohibio a los de seguridad que revisen a la gente.

Despues de q estuvieron "prohibidos" y volvieron a tocar nuevamente en capital, chaban metia mucho patova para cuidar q no se le descontrole todo de vuelta. Y algunos de esos se ve q no entendian mucho lo q significaba flema, subirse al escenario y todo eso y bajan a los pibes de muy mala manera. Recuerdo una noche a ricky sacado por esto, pateandole la cabeza a un patova desde arriba del escenario para que suelte un pibe. Esa noche fue tremenda, era la banda y el publico contra los patovas.

despues sigo contando anecdotas de shows de flema q tengo mil

je

Juan dijo...

buenisimo lo que decis loco, tengo varias cosas para acotar.
Primero yo estube en ese recital de gesell y me aceurdo de eso, yo era chico, tenia 1 o 14 años y llegue y estaba ricky en la puerta en patas invitando a pasar a las minitas que pasaban por la puerta. Despues se callo y se rompio la cabeza y el pie del micro.
Todabia tengo la imagen fija de ricky cantando y los mocos colgando del techo encima de el.

Por otro lado ayer fui con los pibes de la banda en la que toco ( Pobres Locos) a ver el homenaje que hicieron en el teatrito.
La verdad que fue una verguenza.
Pocos temas, solo temas de flema y algun otro de sin ley y ninguno del vida espinosa por ejemplo.
Ademas vos los veias a los chabones re duros sin ganas de tocar , y la verdad que sin ricky no es lo mismo ni ahi, porque ricky tocaba re puesto y todo lo que quieran decir pero se colgaba a tocar y estaban buenos los shows.

aparte cobraron 25 pesos, nada que ver, que se vayan a robar a otro lado, era algo que no queira ver.

saludos loco, casi nunca firmo pero soy seguidor del blog hace un añito mas o menos ya.

Juan

pd: te recomiendo el libro "el ultimo punk" sobre la vida de ricky , tiene cosas contadas por sus amigos que estan buenisimas

très bien dijo...

Che, me encantó esto... leer estas cosas. Hasta están redactadas de un modo muy lindo!

Yo me acuerdo un par de días después de que murió Ricky estábamos con una amiga en la "carpa itinerante" en Pque. Chacabuco viendo a Jaime Sin Tierra y teníamos el último suplemento No y charlábamos sobre eso. Al aire libre, hacía mucho frío.

No se, de pronto me vino la imagen a la mente.

Besito.

P@BLO dijo...

hola , muy bueno el post sobre ricky...la verdad nunca fui un gran fan de flema. me gustaba la banda y los he ido a ver algunas veces,en esa epoca yo seguia a una banda de lanus que se llamaba "pepe albano y el reviente" y el siempre iba a sus shows.. a ricky lo conoci en la sala de ensayo "la viga" de lanus este, donde sigo llendo a ensayar y es el lugar donde ellos grabaron caretofobia y ricky paraba ahi, tengo el mejor recuerdo de el,de un monton de momentos de birra y charlar , aunque sean boludeces... y me pasaron por la cabeza cuando lei lo que escribiste, te mando un abrazo grande !

PABLO de Valentin Alsina

natanael amenábar dijo...

Ufff me trajiste de los pelos y me tiraste en el medio del pogo de más feliz que la mierda. Qué pogo mamita. Fue lo más violento que vi en mi vida. Qué ricky este. Qué muñeco que sabía combinar lo peor y transformarlo en alguien super querible. Yo lo quise mucho a Ricky. Pero como tu amigo sabía que iba a terminar así, así que no me dio sorpresa tu noticia.

Yo además te agregaría que era muy chico y me daba un miedo estar en cemento a esa hora en un festipunk. La puerta de cemento, todos esos muchachos. Tenía 13/14 años, las patas me temblaban por Estados Unidos. Pero había que animarse. La de bandas de mierda que tuve que escuchar por vos, Ricky.

Una vuelta entreviste a Cristian Aldana y le pregunté por Richard. Les dejo la reflexión.

Un abrazo, buena compilación.

“Ricky era excepcional, diferente. ¡El amor que se vivía cuando tocaban! Además de las escupidas y todo eso había una cosa de subirse y abrazarlo. Y se abrazaban. Y lo abrazaban. Era como que le abrazaban el alma al chabón. Porque se identificaban con todo ese reviente que vivía. Era un alma en pena, sufría todo el tiempo y no podía encontrar ese consuelo que cuenta la canción Alegría.
Alegría era uno de los temas que más le gustaban a Ricky de El Otro Yo. Tenía una filosofía de vida punk, el extremo era su lugar de vida: ¡O todo mal! ¡O todo bien! Tenía un concepto, su vida era arte. Cuando lo conocí sabía que se iba a matar y era difícil hacer algo contra eso. Siempre decíamos: ‘Tenemos que hacer algo juntos’. Cuando estaba grabando su último disco lo invitamos a grabar Punk (Colmena, 2002). La compuse especialmente para que Ricky la cante conmigo”.

Miriam dijo...

Buenísima tu crónica!
Yo lo conocí de pendejo, con ya tremendos problemas con el alcohol (una vez tocaron en Die Schule, llenaron de bote a bote y como pago les dieron...3 cajones de cerveza y dos botellas de vodka!)
El sabía que lo cagaban, y cada tanto intentaba ponerse las pilas (un montón de gente hizo plata a su costa, desde los que editaban los discos hasta los que organizaban shows) pero el pibe era un alma tortuosa al estilo más oscuro que puedan imaginarse.
Tus anécdotas están buenísimas, y te aporto esta que lo pinta tal cual era.
En los `90s, después de la Heavy, venía el programa de Carla Ritrovato por la Rock & Pop. Carla una noche hace un comentario acerca de la falta de dientes de Espinosa, y lo nombra "negrito".
No sé como llegó de Gerli, pero a las 4 de la mañana estaba en las escaleras de Entre Ríos 1931 al grito de "Bajá, conchuda...acá está el negrito sin dientes...bajá!"
Carla se disculpó desde arriba de la escalera, y el tipo se fue por la avenida, cagándose de risa: "Esta no jode más..."
También hubo una época en que lo intentó e hizo un tratamiento en un centro de avellaneda para sus adicciones. Estuvo limpio un tiempo (andaba con la botella de agua mineral para todos lados) pero cuando cayó se hizo mierda.
Era buena gente.
Otra vez, qué linda crónica!
Saludos, Miriam

k r i s t i a n dijo...

esa no la sabia. ahora entiendo porque una vez q carla ritrovato le hizo una nota en much (que lamentablemente no encontre en you tube) ricky se paso boludeandola y la dejo como una idiota. deberia venir de ahi la bronca.

si me acuerdo de una vez q tenia una nota con pergolini creo y no se q paso q no lo dejaron entrar y empezo a romper la puerta de rock and pop a patadas. sino recuerdo mal estaba con chary de loquero ese dia.

T� Canasta dijo...

Si yo soy así … Es gracias a Ricky Espinosa !!!!
Otro año mas y el mundo cada vez menos PunK!!!!
Una vez en Mar del plata me cruce a Gotango y me dio un par de videos y me lleno de historias del Ricky acá les dejo un video de una prueba de sonido donde se lo ve re joya!!!! pa recordarlo con una sonrisa al petiso ¡!!!!!

http://es.youtube.com/watch?v=M7Bbz8ob8ko

Salud!!!

Ruben dijo...

Me gusta flema pero nunca tube la oportunidad de verlos en vivo ... no se por que nunca se dio ... Con respecto a carla ritrovato no es muy dificil hacerla quedar como una idiota ..

helter_skelter dijo...

bueno, si la cosa va de anecdotas de ricky, te cuento una: en un festipunk del '95 que tocaban superuva, cadena perpetua, flema pilsen y otras banditas que no llegaron lejos, cuando sube flema, ricky estaba tan drogado que no podia cantar ni el "arroz con leche" y encima en medio de los temas se iba a un costado y se clavaba una linea, y empiezan a hacer un tema de los stones y todo cemento lo reputeo y lo lleno de gargajos. asi se van del escenario sin haber hecho mas de 4 o 5 temas, al toque empieza Pilsen y aprovechando la situacion, sale Piltrafa al grito de "los stones son unos ladrones que vinieron a llevarse todo la plata con los conciertos de river..," y algun que otro palo mas a los rolling, y con ese discurso comprador, tenia todo cemento chupandole el culo. los otros musicos de flema estaban recalientes con Piltrafa pero a ricky le chupo un huevo, estaba vomitando en los baños de cemento. la verdad no recuerdo un solo recital de flema que ricky no subiera a cantar dado vuelta.
saludos!

ERNESTO (no²)

k r i s t i a n dijo...

mirando las paginas que linkearon un post nuestro, cai en el foto de shaila donde un pibe cuenta lo siguiente respecto a ricky y flema y aquellos hermosos 90s punks.

Corto y pego:

Maxi, el Gato, Nacho y yo descansábamos en el piso de la terminal. Esperábamos el bondi de Plaza que traía al rezagado Toti de Buenos Aires a Villa Gesell, en las primeras vacaciones que hacíamos solos. Habíamos preparado un heavy metal y tocábamos la viola. La canción se llamaba Más feliz que la mierda.

El Gato era el que en las fiestas y en las reuniones tocaba los temas de Flema. Era raro, pero se los sabía todos. Era, también, el que más cogía. Cuando el Gato agarraba una viola siempre tocaba Y aún yo te recuerdo. Después No quiero ir a la Guerra. Después, siempre, Más feliz que la mierda. Vahos del ayer era la que tocaba última. La más emotiva, la que nos dejaba a todos entre alegres y nostálgicos. Como si recordáramos a alguien querido que ya no estaba. Una tristeza también un poco extraña, porque en rigor todavía en esa época estábamos todos. Lo más parecido a la canción fue cuando el Negro se fue a vivir a Chile. Nosotros, para hacerle honor a nuestra tristeza y a su memoria, empezamos a cantarla con la letra cambiada: un lugar vacío en la Iglesia; en vez de un lugar vacío en la mesa. Porque en esa época parábamos en La Iglesia China.

La Iglesia china no era ni una Iglesia ni era, en rigor, China. Creo que era un templo taiwanés. Pero nosotros la habíamos bautizado así por comodidad. Tenía unas escaleras grandes donde nos sentábamos, rodeadas por canteros donde meábamos. Al lado de la Iglesia china estaba el supermercado chino. Ahí comprábamos el vino. Así que no nos faltaba nada. Cuando el chino de al lado cerraba, hacíamos un rodeo y comprábamos en el Kiosko del Viejito. El Viejito no era tampoco muy viejo la verdad. En las buenas épocas llegamos a ser treinta o treinta y cinco pibes en la Iglesia, de los cuales apenas conocía a la décima parte. Llegaban de todos lados, no se bien cómo.

Cuando se terminaron los noventa, se terminó la Iglesia. Le pusieron rejas (probablemente por nosotros) y no pudimos volver más.

Toti llegaba en el micro de las seis. Eran las cinco y cuarto. A las cinco y veinte llegó un bondi, rojo, hecho mierda. Estacionó justo frente nuestro. En esa época ir a la costa por Plaza te salía, no sé, veinte pesos. Los micros eran el 36, pero en lugar de dejarte en Parque Rivadavia te llevaban hasta Villa Gesell. Nacho agitaba la botella de agua con el nuevo heavy metal, y giró la cabeza.

—¿Será éste?

—No creo, venía después.

Y en eso se escuchó el grito:

—¡Eh, Flema!

Maxi se dio por aludido. De los tres, era el único que llevaba un buzo –creo que ese buzo todavía sobrevive- con la tapa de El exceso de drogas y/o alcohol puede ser perjudicial para la salud ¡Cuidate! Nadie lo hará por vos. El mejor disco de Flema.

El exceso, así le decíamos cariñosamente, es uno de esos discos que salen de un destello de genialidad total, que pertenecen a una época. Que marcan una época. La nuestra. Bajo su influjo crecimos mis amigos y yo. Esos tres o cuatro acordes –el disco entero dura apenas media hora- eran nuestro desafío, nuestro estandarte de resistencia cotidiana al avance de los íconos brillosos de la cultura oficinal menemista: el glamour, Coppola, Vilma Palma y el champagne. Era el disco que, de ser interrogados, todos nos llevaríamos sin dudar a una isla desierta, o a la tumba, o a cualquiera de esos lugares cuya característica es la de ser definitivos.

—Eh, Flema… vos, sí, el del buzo —se volvió a escuchar.

Maxi levantó la cabeza un poco confundido. El grito venía desde adentro del Plaza que acababa de estacionar. De la última ventana, abierta, de donde asomaba un brazo que sostenía un cigarrillo.

Fue cuando Maxi se señaló el buzo buscando confirmación, que se asomó Ricky:

—Sí, loco, vos, el del buzo. Dale forro. Pasá un trago.

No la podíamos creer. Por una milésima de segundo, Maxi se quedó clavado en el lugar, pero enseguida obedeció. Ricky tomó de la botella y la pasó para adentro. El heavy metal se perdió en las entrañas del bondi.

—Hoy a la noche tocamos –dijo Ricky— ¿Van a venir?

—Sí Ricky, obvio, de una –hablaba Maxi.

—Bueno, dale, si vienen pregunten por mí en la puerta. ¿Cómo te llamás vos?

—Maxi

—Listo, yo me acuerdo. Vos pasás conmigo.

El heavy metal resurgió de las profundidades. Ricky le dio un último trago y nos lo extendió. Maxi, con un gesto, le dijo que se lo quede. Uno de nosotros (quizás yo) le pidió una firma. Andate a la mierda, yo no te firmo nada. Que te firme Susana Giménez. Y se rió.

Del otro lado del colectivo la gente se apuraba a bajar y pedir bolsos, en el furor histérico de arrancar las vacaciones lo antes posible. Ricky le dijo algo a alguien adentro del bondi y dio por terminada la reunión. Nos miramos, con una mueca que fracasaba en disimular la emoción.

Dos veces más, Maxi tendría noticias de Ricky Espinosa. La primera: a la salida de una fiesta de egresados, Ricky sentado en el umbral de una puerta en Congreso, ensangrentado y tomando vino:

—¡Ricky! ¿Qué te pasó? Te ayudo.

—Andate a la puta que te parió, forro.

La segunda: su muerte, en el 2001. Perdió al Winning Eleven y se tiró de un balcón en Gerli. Habían pasado diez años desde el primer disco de Flema: Pogo, Mosh & Slam.

Antes de que el micro arrancara, Ricky se asomó otra vez. Che, empiecen a comprar mis discos así me puedo casar. Se rió y tiró al piso la billetera. Traémela hoy a la noche, dijo.

Esa noche Maxi pasó gratis y Ricky invitó cervezas a todos los que hacíamos la cola de La Negra. Al promediar el recital, se cayó de espaldas en el piso con el micrófono en la mano y ya no se volvió a levantar. Desde ahí, recitó:

No me interesa saludarte

ni contarte nada sobre mi vida

ni tus guiños cómplices

ni tus palmadas sobre mi espalda

van a hacerme creer que la vida continúa.

¿A qué grado vas? ¿Qué vas a hacer cuando crezcas?

Voy a hacer tu asesino, el asesino de tu herencia.

Yo no te voy a matar, pero lo que es peor:

cuando estés agonizando

yo voy a estar tirado en mi cama

masturbándome. Mirando como se cae el techo.

escrito por:
Diego Vecino

Mauro V. dijo...

che lo del winning eleven es cualquiera. mitos argentinos...
un dia fui a la casa de Chary, cantante de Loquero, cuando estaba viviendo en Bs As. Hacia 6 meses aprox. que Ricky habia fallecido. Chary estaba muy apenado por la muerte de su amigo. Y me contó que el sabia por los miembros de Flema que Ricky estaba escabiando con el violero creo... estaban tomando vino en la casa de Ricky, que en ese momento vivia en un 8vo piso. Cuando se quedaron sin escabio se fueron a la casa del violero a seguir la movida. Ahi le empezaron a dar a Alcohol etilico con jugo Tang. Y Ricky luego en un "descuido" se cayo por el balcon, desde un 2do piso.
Lo que Chary me dijo en ese momento fue:
"Ahora decime: si el chabon tenia intenciones de suicidarse, no era mejor saltar desde un 8vo piso?"
Y obviamente me desmintio la boludez del Winning.
Un abrazo a todos. Ricky fue el mas punk de todos.
Aguante Flema.


Mauro V.

Yaolli dijo...

Me encanta Flema,ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, escuchar este grupo hizo que mi vieja me cortara, no solo por escucharlo, sino porque escuchar a flema es tener actitud, flema es un estilo de vida una manera de ver la vida, de sertir la vida. Cortar con esa chica es algo de lo mejor que me ha pasado. JAJAJA, gracias Ricky por todo lo que dejaste, ¿pero acaso te fuiste? nel, Ricky vive entre nosotros.

¡Que Viva Argentina¡¡¡
¡¡Que viva Mexico¡¡

t0M dijo...

hermoso post. ricky dejo un vacio que nunca se podra llenar. abrazo grande. no puedo decir mucho mas xq nunca los vi en vivo porque se me complicaba (tengo 24 años y vivo en montevideo), pero sus canciones siempre van a ser mi compañía ideal, junto con las obras de muchos otros que considero grandes también.
abrazo grande, saludos!
tam