10.11.10

IN JELLO WE TRUST

Jello Biafra and The Guantanamo School of Medicine - 4.11.10 Teatro Colegiales
fotos Helena [Flickr - Facebook]



Tal vez esta sea la crónica más difícil que escribí en mi vida. No porque sea trágica, o involucre a gente peligrosa o algo de ese estilo, sino porque la mirada objetiva se va a ir al carajo. Uno siempre escribe con el cerebro, juntando data, intentando ser descriptivo e informativo sobre lo ocurrido en tal o cual acontecimiento para que el que no estuvo allí se sienta un poco participe, pero, señoras y señores, eso hoy no lo puedo hacer. En el día de la fecha, estas oraciones no llegan a mis dedos comandados por mi cabeza, sino por mi corazón y cuando uno mete el sentimiento, ya sabemos que todo se va al carajo.





Por lo general uno a los 13, 14 años descubre el punk, esa música que se rebela contra todo, que dice lo que queremos expresar y no sabemos bien como y se enamora de esa rebeldía. Con el correr de los años, empezas a darte cuenta que muchos de los tipos que tenias colgados en grandes fotos en tu pared eran una manga de hipócritas. Te venían a hablar de vencer al capitalismo y al otro día aparecen mostrando su mansión en mtv o hablando de su pasión por coleccionar Ferraris. Es medio triste esa situación en que te das cuenta que tus estrellas de rock favoritas solo inventaron un personaje, cantaron lo que vos, un ingenuo adolescente quería escuchar, y con tu dinero se cagaron en todo lo que te hicieron creer. Así es como de repente uno llega a los 30 años, y todos sus ídolos musicales de la infancia o se murieron o se transformaron en una caricatura sosa y triste de aquello que conocimos. Todos menos uno: Jello Biafra.
JB es uno de esos señores que toda su vida tuvo la coherencia en el bolsillo trasero de su pantalón. Mientras algunos músicos revolucionarios cantan contre el capitalismo editando su música por Sony Music y tocando en festivales auspiciados por marcas corporativas, Don Jello da apoyo a quien lo necesite desde su propio sello independiente, da charlas por el mundo de temática política, de propuestas para mejorar, hasta intenta que esas propuestas no sean en vano y va mas allá postulándose a precandidato a presidente por el partido verde en el año 2000 (¿en el 2012 ira de vuelta?). ¿Hace falta más?
El jueves 4 de noviembre no fue un día cualquiera para mi, fue uno de los mas importantes de los últimos años, por fin podía ver ante mis ojos al tipo sobre el que tanto leí, al tipo que me abrió la cabeza con sus letras, con sus canciones llenas de dardos para todo lo que detestaba y detesto, al tipo que de una forma u otra me educó en muchos aspectos de mi vida.
Viste cuando la adrenalina se te sube a la cabeza que te sacudís, que el corazón palpita y palpita a un ritmo frenético? Eso fue lo que me sucedió cuando apareció Jello Biafra con su ambo blanco manchado de sangre. Ese corazón agitado, ese impulso inmediato de saltar, de mezclarme furiosamente en el pogo es de las cosas mas lindas que te pueden pasar y eso estuvo dentro de mi por cerca de dos horas.
Las canciones iban pasando, las primeras cuatro de su disco nuevo con la Guantanamo School of medicine, pero la quinta, ¿Cómo te explico lo que paso en la quinta? California Uber Alles, el tambor que inicia desde el fondo, el bajo que se mete como no queriendo la cosa, la guitarra chillona que aparece y el “I am Governor Jerry Brown (que también podria llamarse Mauricio Macri) my aura smiles and never frowns, soon I will be president... Carter Power will soon go away, I will be Fuhrer one day, I will command all of you...” con el que comienza para llegar a un salvaje CALIFORNIA UBER ALLES (o Buenos Aires) en el que sacamos esa furia contenida por tantos años y gritamos hasta quedarnos sin voz. El pogo se descontroló, el mosh se hizo peligroso y para rematarla Biafra se tira a la gente por primera vez en la noche (lo haría mas adelante, ya sin remera y transpirando sin que le importe demasiado nada).
La noche sigue y sigue, las canciones nuevas son bien recibidas, la gesticulación del cantante, lo hacen ver como una especie de mimo poseído, un mimo que toma distintos roles, puede estar crucificado, puede suicidarse, puede ser un telemarketer que tipea y tipea y todo lo que se les ocurra. Biafra nunca se detiene, explica cada una da las canciones en el idioma que le sale. Menciona a Chávez, a Kirchner, a la junta militar, a Obama, dispara contra las grandes corporaciones, contra las cárceles privadas, contra Guantanamo, contra el establishment todo, y en lo que otros suena a panfleto barato, en Biafra suena creíble y te convence de casi cualquier cosa. Las canciones de los Kennedys Muertos seguían apareciendo intercaladas: Let's Lynch the Landlord,  Holiday in Cambodia, Police Truck, Too Drunk To Fuck, Bleed for Me.. Yo sabia que este podía ser el recital del año, estaba listo para casi cualquier cosa, menos para irme de este show sin escuchar en vivo Moon Over Marin. Por eso que cuando fue anunciada, cerca del final, con un “one more song.. la luna sobre el marin” los ojos se me llenaron de lágrimas. Algo así me había pasado en Ramones en el 95, me había pasado con NOFX en el 2006 y me vuelve a pasar ahora. Escucharla en vivo, después de todos estos años, fue increíble. No pude resistirme a meterme a bailar, a chocar otros cuerpos, a ver a otros viejos nostálgicos y pelotudos como yo tener los ojos tan rojos como los míos, con una sonrisa en la cara que pareciera que nunca iba a borrarse es impagable.
Después de esa canción mi noche estaba hecha, y para gran parte de la audiciencia también. Tocaron una más del ultimo disco y se retiraron del escenario para ya no volver. Ahí fue cuando las luces se prendieron, los rostros felices comenzaron a desfilar rumbo a la salida sabiendo que habían presenciado algo único que tal vez no se vuelva a repetir. Yo me uní a la manada, salí lentamente por la puerta principal, camine hasta la parada del colectivo sin dejar de pensar ni un segundo que hace años estoy equivocado: el punk no murió, mientras exista Jello Biafra seguirá existiendo.





12 comentarios:

Mark_Renton dijo...

Gracias Jello port antas alegrías!!!!

GVZ dijo...

Hermosa cronica para hermoso recital. In Jello we trust.

Geb dijo...

Tal cual, la energía del público se notaba. Eramos en un 90% gente cercana a los 30, eramos sus hijos, los que crecimos escuchandolo, traduciendo sus letras, los que lo primero que buscamos cuando descubrimos YouTube, fueron videos de los Kennedys... Era Jello, loco. Ahí, a un par de metros míos.

Y si, Moon Over Marin fué una perla insuperable. Todavía resuena en mi cabeza.

Gran crónica! Saludos!

Geb dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nacho Lamothe dijo...

Alta cronica loco!...muy buena!

lucho dijo...

terrible recital!!! Se me erizo la piel con Holiday in Cambodia y ver a Jello fue un sueño que jamaz pense poder hacerlo, pero pongo al mismo nivel de Jello a Evaristo de la Polla!! Este año tuve 3 recitales impagables... Gatillazo y la furia de Evaristo en vivo, Social Distortion (tambien lleno de viejos chotos como uno y jamaz pense que los podria ver) y Jello Biafra!!!

Coincido que entre que viva Jello vivira el punk!! Pero sumo a Evaristo, otro icono!

Saludos,
Lucho

Claudio dijo...

Hay cosas que uno nunca olvida y este recital fue una de esas cosas. Que tipo tan sencillo, tan humilde y encima dice que fue un mal estudiante en las clases de español y habla casi todo el show en español. Arriba y Abajo del escenario hace lo que quiere no le pide permiso a nadie. Los pendejos que no fueron no saben lo que se perdieron !!! El punk siempre estuvo en un boliche de la vuelta de tu casa nunca en un rockero, pero podria darle un abrazo a jello y claro obviamente a evaristo tal vez su mejor alumno.

Chernobill dijo...

Yo fui uno de los pobres (en todo sentido de la palabra) giles que se lo perdió. Al leer la crónica y ver "Menciona a Chávez, a Kirchner, a la junta militar, a Obama, dispara contra las grandes corporaciones, contra las cárceles privadas, contra Guantanamo, contra el establishment todo..." me encantaría saber qué dijo particularmente acerca de eso (si es que alguno pudo cazar algo del inglés, o del flojo castellano que parece habló). Agradecería si pudieran escribirlo...

Lau dijo...

Increíble nota, siento exactamente eso cuando veo en vivo aquello que anhelo... Llevas la música en las venas!!!

Pluma dijo...

Por cuestiones de lejanías (y la falta de plata para eliminar la lejanía) no pudo ir... es tal cual lo que dice la crónica. Uno de pendejo se creyó muchas cosas y despues fue descolgando algunos posters, dejando de escuchar algunos discos, pero uno nunca dejo de escuchar a Jello...

cisca! dijo...

Lo voy a escucahr por primera vez con este disco, a mis 13, 14 años estaba yo en al patagonia y no me habñía calado el punk, pero si me llegaban cosas raras cono las plnatas de shiva y recien caigo que por un tema de las planats me sonaba el nombre jello biafra bajo un efecto psicoactivo terribleee terriblee....

Elafro dijo...

ea! qué bueno. después de casi un año de viajes y yiros vuelvo a SF y me encuentro de nuevo con las crónicas vuelabochos y los discos ganacorazones. qué lindos son esteifri!
gran abrazo