4.3.13

SENTIMIENTO INCONTROLABLE [1/4]



¿QUIEN?: Patricia Pietrafesa
¿CONOCIDA POR?: Tocar en Cadáveres, She Devils y Kumbia Queers. Crear el fanzine Resistencia.

Esta bueno volver a publicar entrevistas en este blog, y mejor todavía que este regreso sea con Patricia.  Su importancia dentro de la música nacional y sobre todo dentro del punk rock es enorme. Allá por los 80s, cuando todo estaba empezando, Patricia ya la agitaba de diversas maneras. En la época en que Internet era algo digno de la ciencia ficción, Pat contaba lo que pasaba en la escena, compartía información útil para con sus pares en cuestiones policíacas, agitaba al resto a que se involucre y mil cosas mas desde un fanzine que hacía de manera artesanal y repartía de mano en mano. Esta agitación cultural que realizaba no es casualidad: cuando el punk rock empezó a conocerse en esta parte baja y olvidada del planeta, Patricia no solo miró a los ruidosos que tiraban consignas anarquistas pensadas por un empresario textil, sino que puso la lupa en otros grupos que además de gritar llevaban a cabo la acción y la vivían. Ella aprendió de todos, si, pero principalmente de estos últimos y a su manera siempre intento llevar a cabo tales enseñanzas. Gritar y construir, el generar para crecer, el unirse para luchar y conseguir, fueron siempre temas primordiales en su vida. A veces le salió bien y a veces no tanto, pero no se rindió y ahí sigue. Patricia a esta altura escribió un montón de consignas en papeles, tocó en un montón de bandas, luchó, gritó, armó, desarmó, organizó y se cagó en los putos prejuicios para hacer lo que ella creía mejor. Eso es admirable y es una excelente razón para sentarse ahí frente a esa computadora y empaparse con su historia.
A fines de marzo saldrá un libro donde compilará todos sus fanzines (ya pasaremos mas data al respecto) y durante todo el mes iremos publicando, a razón de una entrega semanal, esta larguísima charla. Sentate, ponete cómodo y sumergite en el mundillo del punk rock do it yourself argentino.


LOS INICIOS: La música la empecé a obtener en la escuela. Cuando estaba terminando la primaria estaba la Triple A, eran épocas muy oscuras y se vivía cotidianamente con mucho temor. Mis primeros discos, cuando era más chica, eran de los Beatles. Al mismo tiempo me interesaba mucho la lectura, tenia montones de libros, cosas de niña o cosas que pudiera conseguir de historia y de música.

CURIOSIDAD: En el secundario, ya con la dictadura, era como un refugio la música. Conseguía por medio de mi hermano o buscaba cosas que leía en la Pelo y me llamaban la atención las fotos. Me gustaba The Who, Led Zeppelin, Queen. Me compraba todas las revistas que viera referidas a rock, sabia el nombre de los grupos y jamás los había escuchado. En el colegio escuchaba que había música que era prohibida, me entere que músicos se habían tenido que ir y ahí empecé a hacerme preguntas: “¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué esta prohibido? Lo quiero escuchar, lo quiero conseguir”. Mi tío era montonero y a los dos meses del golpe ya lo mataron y pasaba que en tu casa, por miedo de los padres, no te querían transmitir esas cosas. “No leas nada, no escuches nada, quedate adentro” Era horrible vivir así. Por ahí preguntabas: “¿Quién es Moris?”, “Nadie, no podés hablar de eso”, te decían. Empecé a tener curiosidad.

MAURICIO BIRABENT: El disco que me cambio la cabeza y que conseguí por un amigo de mi hermano fue “30 minutos de vida” de Moris. Cuando escuche las canciones y las letras… uffffffff, eso me decidió a que algún día haría mis propias canciones. Moris sigue siendo mi ídolo local.

PUNK ROCK KILLED THE SPORT STAR: Yo era muy tímida, muy retraída, tenia infundido ese temor que te imponían en todos lados. También me dedique al deporte durante varios años, jugaba softbol en San Lorenzo, jugué en la selección. Junto con la música era donde me refugiaba, eso después se fue con el punk rock. Mas adelante empecé a comprar Expreso Imaginario y guau!. Empecé a ir al Parque Rivadavia a conseguir cosas. La primera vez que leí del punk rock fue en un diario, en policiales, ahí decía que Sid Vicious había matado a su novia. Fue la primera vez que conocía todos esos nombres y me puse a investigar. No me gustaba para nada Seru Giran, León Gieco y todo eso, leía notas y veía fotos de Ramones, Patti Smith y esos y tenia mi pieza empapelada con ellos y jamás los había escuchado.

INTERCAMBIO EPISTOLAR CULTURAL: En ese momento tanto el correo de lectores de la revista Pelo y de el Expreso Imaginario era una manera de conocer gente. Aparecían varios punks criticando al rock nacional y una amiga se escribió con Marcelo Clash. Él me dio un cassette que de un lado tenia el primer disco de Ramones, unos temas de la película Times Square, Damned y del otro lado Black Flag. Fue de lo primero que escuché y no lo podía creer, me partió la cabeza, tenía 17 años. Lo primero que compre de punk fue en la feria del Parque Rivadavia, me compré el primero de The Clash edición nacional. Después conseguí mas cosas de Ramones y Patti Smith. Con los que nos carteábamos nos mandábamos cassettes y material. Mi amigo Tommy Gun me mando por correo desde Wilde el libro “Punk, la muerte joven”. Así eran la cosa: tenías que conseguirte algo para escuchar, más o menos cortarte el pelo y ponerte algo acorde y leer “Punk, la muerte joven”.


HORA DE LA ACCIÓN: Yo estudiaba historia y antropología, ese era mi interés, pero no me gustaba para nada el medio, la universidad. Me sentía muy mal en cualquier entorno, estaba como muy conflictuada con eso. El concepto que había leído en “Punk, la muerte joven” que aunque no supieras hacer nada podías generar algo igual, me rompió la cabeza. Cuando descubrí todo esto me di cuenta que esa era mi salida. Eso me animo a poner un aviso en Segunda Mano para armar un grupo. Mi aviso decía que quería tocar en una banda de punk rock y que no sabía hacerlo. Me llamó un montón de gente, entre esos los que me parecieron mas inofensivos fueron unos chicos de un grupo que se llamaban Los Inservibles.

LOS INSERVIBLES: Ensayaban en Caseros, yo vivía en Boedo con mis viejos y mis hermanos. Mis viejos estaban espantados, lucir medianamente raro en esa época, era complicado. Ellos lo terminaron aceptando mucho tiempo después, me peleaba bastante. La primera vez que fui a la sala me colgaron una guitarra Faim Les Paul y me enseñaron a tocar quintas: “Vos hace así para abajo y listo”. Re feliz me fui a mi casa, practicaba con una guitarra que tenia y empecé a tocar con ellos. Al toque me di cuenta que mucho no me gustaban las letras y eso, pero era para ir haciendo algo. Era el año 84.

FANZINEROSOS: Yo me había hecho amiga de Marcelo Pocavida y otros punks de zona sur e íbamos a visitar a los punks de zona norte: Gamexane, Félix, Sergio Rotman, Fernando Ricciardi, Mónica Vidal, etc. No habían muchos recitales, hablo del año 83, y la onda era juntarse en Vinicious donde pasaban videos y ahí intercambiábamos material. Marcelo Pocavida estaba haciendo con Javier y Marcelo Clash el fanzine Vaselina y yo empecé el mío. Sentía que podía hacer todo, los conceptos del punk me daban un montón de armas para desarrollarme. Nos juntábamos, poníamos música y hacíamos fanzines.

TRIBUS: Ser punk o dark o heavy o gay o lesbiana era muy fuerte, mostrarte distinto era romper las reglas. Vos sabías, desde que salías de tu casa, que todo el mundo te iba a mirar mal. Sean tus viejos, los vecinos, la cana, el colectivero, el del bar, todos los que te cruzabas hasta llegar al recital. Ojo que con el público de otros recitales más hippies, también pasaba que te podían llevar preso solo por esto. A fines del 83 hay una onda de “aire nuevo”, ganas de acabar con todo eso que estaba oculto, una especie de destape cultural. Eso te daba un poco más de coraje. Era un orgullo sentirte distinto y desafiante, estaba bueno. Desafiabas un montón de valores que querías tirar abajo. En aquel momento la gente estaba en contra, de por ejemplo el divorcio, había que luchar contra todo. Si bien no estábamos unidos por un manifiesto, en el Einstein o en el Parakultural ibas a ver ese tipo de gente. Eran lugares donde iban personas que tenían la cabeza mas abierta y querían cosas nuevas.

PASANDO REVISTA: Marcelo (Pocavida) había mandado a pedir revistas de California y las hacíamos mierda. Nos copiábamos las direcciones del correo de lectores, nos dividíamos con quien escribirse cada uno. Una de nuestras preferidas era la Maximum Rocknroll. Estaba buenísima porque escribía por ejemplo Jello Biafra, toda la gente de allá. Nos carteábamos con gente como los Black Flag y nos contestaban. Empezamos a leerla en el número 16 mas o menos, y ya tenía reportes de las escenas punks de México, Inglaterra, de Australia, eso era un flash. Fue uno de los medios que más ayudo a que se internacionalizara el movimiento. Una vez apareció una nota sobre Argentina y todo lo que decía era mentira. Nunca se supo quien lo había escrito, era todo inventado, nombres inventados, todo. Entonces escribimos: “Somos de Argentina acá están Los Violadores, Los Laxantes, etc.”. Ahí nos empezamos a escribir con todo el mundo: Jello Biafra, con Tim Yohannan (el director de la Maximum), Steve Ignorant de Crass, con Martín de Los Crudos. Años después cuando lo conocí a Steve lo segundo que me dijo fue: “Vos eras la que escribías los reportes de la Maximum?”.




“NO HAY MAS AUTORIDAD QUE UNO MISMO”: En la primera Maximum que leo había una nota sobre Crass. Yo los había escuchado y me gustaban hasta ahí, pero cuando vi esa nota me voló la cabeza. Me la fotocopie y la puse en mi fanzine. El numero 2 de Resistencia es prácticamente todo Crass. Me parecían claves y muy revelador lo que decían de montones de temas. Ellos eran una cosa hippie-situacionista-anarco-individualista-punk. Acá recién se estaba gestando la escena y ellos en el año 83 ya hablaban de una muerte del género, pero no importaba. A mi me parecía que esos conceptos estaban buenísimos. Después te das cuenta que ellos venían de una teoría individualista, y muchos años después sabes que el genio atrás de todo eso es el baterista. Penny Rimbaud es un chabón re grosso que estaba desde los 60s poniendo en práctica ideas libertarias y que sabia un montón de esas teorías. Desde el dadaísmo, pasando por el situacionismo y siguiendo por Crass se puede comprender (para mí) las teorías anarquistas, que si bien me parecían ideales también eran muy utópicas.

Seguir con la parte 2 >>

12 comentarios:

Miriam Eme Eme dijo...

Ah, qué placer que vuelvan las entrevistas y que la primera sea con mi amiga!!!!!!!!! Lo mejor para la nueva etapa, K. Salud!

Ariel Pukacz dijo...

Inspirador.

patricia pietrafesa dijo...

buenisima tu entrevista christian. gracias

El Vecino dijo...

Muy buen retorno!!! Se extrañaban las notas de Stay Free!

k r i s t i a n dijo...

Gracias a todos.

calamar gigante dijo...

viejo como extrañaba las entrevistas de stay free! y que grosisimo que vuelvan justo con patricia! abrazos y felicitaciones amigos!

guile dijo...

gracias. Una genia.

furgoner dijo...

que bueno que vuelvan a entrevistar

que grande patricia, a veces la cruzo por ortuzar pero no animo a decirle lo linda que es...

Malena dijo...

Muy bueno, qué genia Pat.

RápidaComoUnRayo dijo...

que buena entrevista, que linda pat, cuanto inspiras!n.

Elafro dijo...

Ahhh que placer. Que venga la segunda

JanieJones dijo...

Buenosimo onda que esten de vuelta!